4.1 TATUAJES ABSTRACTOS (CSEC, POR SERAFÍN RABÉ)

Figura extraña en negativo

El concepto abstracto* es muy relativo en lo que a artes plásticas se refiere, dado que para representar la realidad siempre debemos abstraerla a una serie de líneas y manchas que la imitan. El bisonte de las cuevas de Altamira puede ya considerarse como una pintura abstracta, ya que su forma está muy sintetizada y su dintorno se resume a una sola mancha monocromática.

De hecho, el dibujo de línea* más realista es en sí una forma de abstracción, ya que la línea no existe en la naturaleza, es un recurso del artista para delimitar en la obra el contorno de los elementos, que cambia según la posición del espectador.

 

Otoño en la infancia

A lo que consideramos abstracto puede tener dos variantes:

a)- Abstracto puro.

Moléculas y partículas puntillismoEs cuando una obra no busca imitación alguna de la realidad. La obra es totalmente libre y por ello tiene que concebirse de una forma mucho más cuidadosa, ya que lo que hace que funcione es un conjunto de parámetros que deben estar debidamente compensados, tales como disposición, tamaño y dirección de los elementos, color, textura, etc.

También podemos considerar abstractas puras las formas geométricas y la mayor parte de dibujos tribales*. El hecho de que un icono tribal pueda representar un elemento concreto solo lo excluiría de ser abstracto puro si el icono guarda parecido con aquello que representa, ya que si lo hace de manera simbólica es necesario conocer el idioma de signos utilizado para saber lo que quiere decir, por lo que serían caracteres en lugar de representaciones.

b)- Abstracciones.

A veces el artista parte de una realidad que observa o imagina y realiza una deconstrucción de las formas hasta el punto de llegar a lograr un diseño que no pueda considerarse figurativo* pese a que imite la realidad. El artista va quedándose con los elementos que le interesan tales como las tensiones entre los elementos o las masas que lo componen.

A la hora de realizar una obra figurativa, por ejemplo un dibujo, el artista comienza por hacer una serie de líneas y planos para tener una relación de elementos equilibrada. Una vez que tiene este primitivo esquema de la obra resumido a una abstracción de las formas basado en líneas, círculos, polígonos y/o manchas el artista comienza a construir la imagen realista dando volumen, haciendo un estudio exhaustivo de la luz y el color y definiendo el detalle y la textura de los elementos. En un proceso de abstracción de la realidad es exactamente lo contrario, el artista deconstruye la escena y/o la figura resumiéndola a una serie de planos y elementos que muestran cómo funciona la escena, pudiendo en el transcurso añadir o eliminar elementos según su interés.

En el ámbito del tatuaje hay mucho más abstracto del que podamos imaginar. Los motivos geométricos y tribales son los más evidentes.

También encontramos abstracto puro, ya sea versionando cuadros en el soporte cutáneo como diseñándolo directamente para la piel. Hay tatuadores con un estilo abstracto propio muy definido y con un exquisito uso del color, como los “tatuajes del ciberespacio” de Guy Aitchison.

Cuando unimos dos o más tatuajes independientes en muchas ocasiones para unificarlos muy a menudo encontramos que los elementos a reunir no tienen semejanza en estilo, proporciones ni tratamiento. En estas ocasiones no es posible crear una escena en la que se integren todos los elementos, por lo que hay que recurrir a algún elemento abstracto que suavice el contraste entre sus componentes. Hay varias formas de hacerlo, por ejemplo insertando un fondo de sombras que suavice la globalidad de la pieza, simulando humo o vapor para crear una atmósfera en la que aparecen los motivos a representar. Esta atmósfera también se usa a veces para crear un fondo en un tatuaje independiente. Para no dejar la figura sin fondo se sintetizan algunos elementos como árboles o nubes y un entorno atmosférico poco definido al estilo del “esfumatto” o “difuminatto” de Da Vinci. Es una forma de centrar la atención en el elemento principal del tatuaje sin que haya un corte brusco con la piel virgen, sino que introducimos un elemento desenfocado y anamórfico que suaviza el tránsito.

Universo musical

También podemos unificar las distintas obras independientes de un coleccionista dándole mayor presencia al elemento que las engloba, creando un entorno de llamas o salpicaduras con una tonalidad mucho más fuerte. De esta forma se consigue más homogeneidad, pero se sacrifica el protagonismo de los elementos figurativos. Cada caso concreto reclama más una u otra vía. Este recurso también puede ser utilizado para terminar de dar forma a un diseño para que se adapte bien a la anatomía del tatuado. No por ello dejan de ser abstracciones que están presentes y acompañan al elemento figurativo siendo soluciones muy versátiles para incrementar la eficiencia de un tatuaje en la piel.


ÍNDICE

CAPÍTULO ANTERIOR

CAPÍTULO SIGUIENTE


*Palabras incluidas en el GLOSARIO.

Guardar

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *