4.14 EL TATUAJE MAORÍ (CSEC, POR SERAFÍN RABÉ)

 

Lo que en occidente conocemos como tatuajes maoríes no solo abarcan a la cultura maorí. Es tal el parecido del acabado, la técnica o la simbología que tendemos a abreviar en uno los signos maoríes, samoanos, hawaianos y tahitianos.

Para definirlo mejor podemos llamarlo tatuaje* tradicional de las islas del Pacífico, ya que abarca tres regiones etnogeográficas del centro y sur del Océano Pacífico; Micronesia, Melanesia y Polinesia.

La razón de que los occidentales resumamos este estilo como maorí fue por la acogida del tatuaje por los colonizadores ingleses en Nueva Zelanda. De hecho, Nueva Zelanda fue una de las últimas islas en las que esta cultura se asentó hace unos 800 años, frente a los 2600 años aproximadamente que lleva arraigada en la isla de Samoa.

 

Como ampliar un tatuaje de brazo completo a mano alzada

 

Se ha demostrado mediante pruebas de ADN que están emparentados con las islas del Sudeste asiático, pero la inundación entre siete y quince mil años después de la última Edad de Hielo de la península de Sundaland, que unía Asia con Borneo y Java y el mestizaje entre austranesios y melanesios les llevaron a una evolución cultural diferente.

TATUAJE TRIBAL MAORÍLos nativos de estas islas eran muy buenos navegantes y tenían costumbres nómadas, de ahí que el parecido entre la iconografía propia de cada isla sea casi idéntico. Además, debido a la ligereza de sus naves (grandes canoas de dos cascos conocidas como “Waka”) les era muy complicado transportar enseres personales, por lo que solo transportaban los instrumentos imprescindibles para la supervivencia. Su cultura, su historia, sus antepasados y costumbres iban marcados en su piel, el único sitio donde podían conservarlos toda su vida. Los habitantes de Polinesia, debido a su creciente población en el período de expansión de esta civilización (1800 a.C.-700 d.C.), hacían expediciones marítimas en busca de descubrir tierras vírgenes donde los héroes que se aventuraron y las familias que los acompañaron pudieran asentarse para vivir.

En este período la cultura común era conocida como Lapita*, y se dice que llegaron incluso a Sudamérica basándose en el estudio de fósiles de aves de corral y en un posible comercio entre los indígenas de Perú y los de las Islas Marquesas dada la prematura llegada de la patata (de origen americano) a Polinesia, por lo que se explicaría el cierto parecido entre los motivos decorativos de la piel polinesia y la azteca y maya. Lo que sí es cierto es que en su época de mayor extensión, hacia 1280 d.C., La cultura polinesia abarcaba todas las islas desde Nueva Zelanda hasta Hawai y la Isla de Pascua (Rapa Nui). Una vez colonizadas la islas las culturas se volvían independientes y se aislaban respecto al resto de sus hermanas en tribus rivales que a menudo estaban en continua guerra, especialmente en el norte del territorio.

 

 

En 1595 el español Álvaro de Mendaña de Neira fue el primer europeo en pisar tierras polinesias, concretamente en las Islas Marquesas, aunque fue el británico James Cook el primero en explorarlas en profundidad tras su llegada en 1769. A partir de 1780 la cultura maorí, afianzada en Nueva Zelanda, tuvo contacto con balleneros y también con exiliados australianos, muchos de los cuales se instalaron para convivir con los indígenas, a veces como esclavos. El número de refugiados se estimaba en unos 2000, lo que causó un movimiento bélico contra este pueblo en 1838. A raíz de este acontecimiento se inició la que hoy es conocida como la “Guerra de los mosquetes”, debido a que los maoríes demandaban estas armas de fuego para su lucha intertribal.

 

Tatuaje manga cerrada y ampliacion

 

Cada isla tiene su propia historia, y cuando su civilización estaba en auge un nativo podía reconocer por sus tatuajes no solo de qué isla y tribu procedía quien lo portaba, sino también su estatus social, oficio, religión, situación dentro de la familia, quiénes eran sus antepasados, etc. En definitiva, por sus tatuajes un nativo definía su propia identidad.

Tattoo maori con sombrasEl tatuaje propio de las islas del Pacífico está muy vinculado a la familia, a la jerarquía dentro del clan y al sentimiento proteccionista hacia los más débiles del grupo. Cuando un individuo se hace tatuar es un momento profundamente místico. El tatuador conecta con lo que el tatuado quiere expresar, y el que recibe la técnica sabe que sus símbolos son los mismos que llevaron sus antepasados, por lo que en el fluir de energía que surge del acto de tatuarse recibe la fuerza y las virtudes de sus ancestros.

Una vez acabado el tatuaje ha concluido una transformación tras la que no volverá a ser el mismo, ahora está más comprometido con su pueblo y consigo mismo, con la naturaleza y con su cultura. También la ubicación de los tatuajes en el cuerpo es importante. Las articulaciones eran el lugar destinado a reflejar el parentesco con otros individuos del clan. De esta manera se le investía con los emblemas de sus antepasados en el transcurso de sus vidas. Cuanto más se alejan de la cabeza las marcas más lejano es el parentesco.

Utilizando todas las articulaciones del hombro, codo, muñeca, manos, caderas, rodillas, tobillos y pies una persona puede recopilar en un árbol genealógico viviente su parentesco con el resto de individuos de la comunidad hasta el vigésimo octavo grado, lo cual linda con lo ancestral dado que si la edad media de paternidad no necesariamente primeriza pueden ser por lo bajo unos veinte años estaríamos remontándonos a 560 años de historial familiar como mínimo y hasta 1400 como máximo. En Polinesia y Nueva Guinea además se dividía el cuerpo en su verticalidad, dejando el hemisferio derecho habitualmente para las marcas conmemorativas de la familia del padre y el izquierdo para las de la madre.

 

Tatuaje maorí grande brazo, pecho, espalda y costado

 

Dibujo Moko Nueva ZelandaEn el tatuaje facial maorí o Kanoi es donde se ubica el Moko, máxima expresión de la historia del portador y que solo debe realizarse con un peine de jade, una dura piedra semipreciosa.

En esta localización se dividíe también la cara en dos para distinguir el lado paterno del materno, y horizontalmente en varias, estrictamente delimitadas para la característica concreta que debe indicarse en cada lugar; oficio, número de hijos, hazañas, número de enemigos eliminados, etc.

El mentón era reservado para el matrimonio, especialmente para las mujeres de grandes guerreros. Solo a la familia real, descendiente de los dioses, se le permitía tatuarse en el triángulo de la frente. A este tatuaje se le conoce como “Hui AriŽi et Arioi”, que significa “solo reyes y  reinas”.

Para un nativo de las islas del centro y sur del Pacífico, el tatuaje otorga poder a quien lo lleva, es un intermediario entre el cuerpo y la mente, la vida y la muerte, el placer y el dolor.

En la sociedad de estas tribus, muy estrictas en el cumplimiento de sus tradiciones, la popularidad y el rango social son fácilmente reconocibles por la cantidad de piel tatuada. Un miembro de la comunidad sin tatuar no es tomado en cuenta en absoluto. En Samoa son llamados “estómagos amarillos”, y son considerados cobardes y débiles. No tienen derecho a intervenir en el consejo del pueblo ni a cortejar a ninguna mujer y desempeñan los trabajos menos reconocidos. También los artistas tatuadores gozan de gran prestigio, de manera que los maestros tatuaban a los personajes más importantes de la tribu mientras que los menos importantes eran tatuados por los aprendices.

 

 

La técnica usada por los polinesios para fijar el pigmento en la piel es un tipo de palilleo muy característico realizado con dos palos conocidos como peine y mazo. Las agujas, que en ocasiones eran sustituidas por un afilado diente de tiburón van fijadas a uno de estos palos, que hace de guía (peine) mientras el otro trozo de madera (mazo) se utilizaba para amartillarlo. Según el tipo de tatuaje que se vaya a realizar existen cuatro tipos de mangos.

 

Espalda, pecho y hombro tatuado en estilo maorí

 

El punteado era realizado con el “Au FaŽatala” o “Au Mono”. El “Au SogiŽaso Laitiiti” se usa para líneas finas. Las líneas gruesas se realizan con el “Au SogiŽaso Tetele” y el relleno con el “Au Fapulu”. El sonido del choque de ambos palos fue el que dio origen a la palabra que la define, tatau, de la que deriva la más extendida, tattoo, definición en inglés adaptada por el capitán James Cook. La palabra tatau significa en polinesia literalmente “aquello en lo más profundo del hombre”, y es lo que diferencia a los hombres de los espíritus al darle su identidad.

Ideas para tatuaje maorí en el hombroEs por esta falta de identidad por lo que los recién nacidos eran considerados impuros (“tapu”), y por ello los shamanes de la tribu (“tohunga”) debían eliminar el “tapu” de la madre y volverlos puros (“Noa”) mediante un rito en el cual se solía dar nombre al recién nacido, que no comenzará a fortalecer su identidad hasta el rito del tatuaje, a los doce años si era varón y a los ocho si era hembra, ya que las niñas desarrollan más prematuramente y era muy importante llegar a la madurez tatuado.

Cuenta la leyenda que el tatuaje fue inventado por “Mata Mata Arahu” y “Tu RaŽi Po”, hijos del dios “TaŽaroa” para impresionar a la reina “Hina Ere Ere Manua” y seducirla con un motivo de tatuaje conocido como “Tao Maro Mata”. La joven quedó tan embelesada que se fugó con los dos hermanos para tatuarse también.

Los motivos representados en este estilo son estrictamente geométricos y con tinta plana. Las marcas familiares y distintivas de estas culturas están prohibidas para los extranjeros, pero pueden tatuarlos con motivos decorativos que no sean propios de ningún clan. A este tipo de tatuajes se les llama “Tiritui”, que significa literalmente “Arte en la piel”. Son similares a los relieves tallados en sus canoas y sus vasijas cerámicas, con abundancia de volutas y meandros curvilíneos y en espiral.

Es uno de los estilos que mejor se adaptan a la anatomía, dado que se compone a base de formas circulares y cortes rectos e independientes que facilitan al tatuador amoldar el diseño a las distintas partes del cuerpo. Además, la tinta plana produce un potente efecto atrayente que llama la atención del espectador y realza mucho la zona tatuada. También cuenta con muchos recursos lineales para evitar cargar demasiado de negro la composición.

 

Brazalete maorí con simbolo piscis

 


CAPÍTULO ANTERIOR | SIGUIENTE

INDICE DEL LIBRO  |  INDICE DE ARTÍCULOS

GALERÍA DE TRABAJOS


*(Palabras contenidas en el GLOSARIO)

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *