EL ESTILO PROPIO.

Tatuaje estilo propio, Serafín RabéTodos los artistas, buenos y malos tienen siempre algún rasgo reconocible en sus trabajos. Este rasgo es a menudo una virtud para una habilidad concreta, una manía e incluso un vicio, pero en ocasiones es algo que se puede desarrollar en beneficio del crecimiento personal y de la reafirmación de la personalidad propia.

El caso de los artistas tatuadores no es diferente. Lo que lo hace especial es lo delicado del material en el que trabajamos; la piel del coleccionista.

Gandalf Tattoo

Hay tatuadores especializados en un solo estilo de tatuaje*, pese a que son capaces de realizar otro tipo de trabajos se centran en él (cosa que no me parece mal) para mejorar.

En el transcurso de su carrera el artista va aportando nuevos recursos a su estilo y puliendo los que ya tiene, definiendo su propio lenguaje personal esté basado o no en un estilo concreto.

A los tatuadores que trabajamos todas las variantes de tatuaje se nos podría tachar de no tener estilo. Podrían alegar “Alumno de todo, Maestro de nada”.

Tatuaje tipo cómic

El tatuador especializado en una temática concreta de tatuajes no tiene un estilo propio por seguir una corriente, son precisamente las características personales que aporta a sus obras las que lo diferencian del resto, reflejando el estilo propio.

Los que llevamos muchos años viendo tatuajes de otras personas podemos reconocer a menudo cuándo un tatuaje es de un artista concreto, como si de un cuadro se tratase.

Lo que nos hace reconocer al tatuador detrás de la obra son los pequeños detalles en la línea, el sombreado, el uso del color o el planteamiento del dibujo.

Tatuaje estilo propio, Roots Tattoo Granada

En mi caso concreto, como en el de muchos otros, he divagado durante años aprendiendo, practicando y mejorando en todos los estilos en los que se me ha dado la oportunidad de trabajar.

En todos estos años he abierto nuevas vías de trabajo, muchas de ellas muertas. No me daba cuenta de que estos intentos frustrados de definir con mi estilo algo personal y original son necesarios para encontrar el camino a seguir.

Tras haber madurado como persona y como artista me he dado cuenta de que lo que realmente necesitaba era una mirada retrospectiva a mis raíces; el mundo del cómic.

Guerrero frente a templo japonés

Soy dibujante desde que recuerdo. Ya cuando tenía diez años llevaba al colegio una carpeta con mis dibujos de Lobezno, Iron man o Spiderman para vendérselos a mis compañeros de clase. De niño quería ser entintador de cómics. Los cómics y las portadas de los discos de metal de los años ochenta son la razón de que sea dibujante, y aunque hoy en día sea entintador de piel y no de viñetas el estilo que prevalece en mi mano es con el que me he criado.

Tatuaje grafitero

El estilo del cómic no es una modalidad de tatuaje.

El instinto visceral que se prevee en lo abocetado de lo que yo llamo “estilo propio” es lo que mejor me define: Ansias por expresar mi visión del arte de forma original y genuina.

Sigo enamorado de los cientos de garabatos que hacía en los márgenes de los cuadernos del instituto, cuando la imagen que surgía de los aleatorios trazos siempre tenía algún significado profundo para mí.

Soy capaz de adaptarme a las sugerencias de cualquier cliente, y rara vez sugiero llevar a cabo un proyecto personal, ya que eso sería imponer mis preferencias a las de mi cliente, y un tatuaje es el producto del entendimiento entre tatuador y tatuado; el tatuaje es tanto mérito del que aplica la técnica como del que la recibe.

Tattoo con sombras y rojo

 

No obstante, bien es cierto que cuando un cliente es más amigo que cliente, cuando siento que hay plena confianza en mi trabajo y cuando el proyecto se adapta a los parámetros necesarios, ofrezco un tatuaje que me deja a mí más al desnudo que al destinatario de la obra.

 

Un tatuaje en el que se me permita expresarme con total libertad (previo entendimiento con el cliente) es un tatuaje con el que me siento totalmente comprometido.

Posiblemente un tatuaje abocetado y con un acabado propio de un pergamino no sea plato de todos lo gustos, por eso solo muestro esta faceta personal mía a proyectos abiertos a interpretaciones diferentes.

Para aquellos a los que les interese este tipo de trabajo y se sientan animados a probar, ya sabéis que tenéis abiertas las puertas de Roots Tattoo.

Mujer egipcia, por Serafín RabéArtículo por Serafín Rabé.


*Palabras contenidas en el GLOSARIO.

 

Guardar

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *