4.6 EL TATUAJE CÉLTICO (CSEC, POR SERAFÍN RABÉ)

4.6.- CÉLTICO. Diseño de cruz celta. Estudio de tatuajes en Granada, Andalucía, EspañaHace más de dos mil quinientos años el norte del mediterráneo europeo estaba controlado por el pueblo de los celtas, una civilización muy espiritual que basaba su religión en la magia y el simbolismo de la naturaleza. Los celtas eran de origen indoeuropeo, y se asentaron en Europa desde Asia central en oleadas migratorias que van desde el 3500 al 1200 a.C. En principio se asentaron en Austria meridional y en el yacimiento suizo de La Tène*, donde en el siglo V a.C. alcanzó su mayor esplendor artístico, social y espiritual, y se extendían por casi toda Europa.

Los celtas estaban separados en dos grupos; los celtas bretones, que procedían de Gales, Bretaña y Cornwall y los celtas godélicos, que tenían sus raíces en Irlanda, Escocia y la Isla de Man. Ambos grupos compartían lenguaje, mitología y cultura. Esta cultura se transmitía de forma oral, por lo que apenas nos ha llegado información directamente de estos pueblos. La mayor parte de costumbres suyas que conocemos es gracias a su contacto con la Grecia y Roma clásicas.

Según investigadores como Charles Thomas, el tatuaje céltico* es herencia de la Edad de Hierro en Escocia, donde se han encontrado monedas con rostros de mejillas tatuadas.

Los primeros celtas que se asentaron en Europa enriquecieron sus propios conocimientos con los de las poblaciones autóctonas y protoceltas.

Tatuaje celta

Compartían con ellos y ampliaron su culto a la Diosa Madre, la Tierra, y añadieron a este principio femenino el de las características masculinas del Sol, estableciendo así un principio de igualdad de sexos. También transmitieron sus conocimientos sobre las energías de la naturaleza y sus ciclos. Los celtas eran grandes astrónomos y geógrafos aparte de idolatrar a los elementos de la naturaleza y sus criaturas de manera religiosa y extremadamente supersticiosa.

La cultura celta mostraba un enorme interés en la transformación mágica, basada en la fluidez del cosmos. Afirmaban que el tránsito del mundo mortal al más allá era más viable en determinados momentos del año, como durante la fiesta de Samhain, que era cuando la barrera entre ambos mundos era más liviana.

Celtic TattooLa transacción al mundo de los espíritus solo era posible mediante la metamorfosis en animal, de ahí que los animales sean tan sagrados para los celtas. Estos animales eran tatuados como marcas totémicas, y el animal que primeramente era realizado en el cuerpo era habitualmente el que ejercía como emblema de la tribu a la que pertenecían. Los animales eran todos sagrados, y los más habituales eran los caballos, símbolo de realeza muy unido a los dioses, el salmón, que representaba la sabiduría, la cual se transmitía al primer humano que probara su carne. La serpiente y el ciervo, que mudan la piel y las astas simbolizaban la muerte y el renacimiento. Algunos animales eran considerados malvados, como por ejemplo el búho. Los celtas también veneraban los frutos de la tierra, y la fruta y el grano solían atribuirse a la fecundidad.

El estilo celta se origina en el período Hallstatt (800-500 a.C.). Sus motivos* decorativos eran geométricos* y curvilíneos. Este estilo era conocido como La Tène, lugar donde nació, y se combinaba con el nudo eterno o “knotwork”*. El nudo eterno representa un diseño que no se rompe, y vuelve siempre al punto de origen en un intrincado y complicadísimo entrelazado de líneas* que podían tardarse meses en diseñar debido a su complejidad.

La evolución de los diseños celtas abarca desde el 700 a.C. hasta el 1000 d.C. Los primitivos motivos geométricos y florales dieron paso al nudo eterno y las espirales, que aparecen hacia el año 400 d.C., y en esta evolución se volvieron menos simétricos y más estilizados.

Los celtas odiaban los espacios vacíos en sus diseños, que luego usaban en cerámica, piedra, etc. Cuando comenzaron a usar la espiral y a elaborar sus conocidos triskells abandonan su estricta simetría para dar paso a dibujos más fluidos con siluetas de humanos y bestias que aparecen y desaparecen en la retorcida composición de líneas.

TrikelesEl concepto triskell proviene del griego trikeles, que significa “a tres patas”. Aunque los celtas lo adoptaron bastante después, el triskell tiene sus orígenes hacia el año 10000 a.C. Hay evidencias de que el triskell era un símbolo solar de estos tiempos remotos, pero los celtas lo utilizaban para representar el movimiento, dinamismo y fluidez de la triplicidad de la unidad.

La triple espiral podía representar varias cosas. Los elementos aire, agua y fuego son las tres espirales que generan vida y dinamismo, y al girar convergen en un centro espiritual generando la tierra, la materia. Este movimiento debía girar hacia la derecha, en el sentido del bien, ya que si giraba hacia la izquierda representaría un valor negativo. También se interpretaba al triskell como espíritu, alma y cuerpo, síntesis de las fuerzas que gobiernan el universo, o como los tres niveles de vida humana; material, racional y espiritual.

El número tres ha sido siempre un número de gran importancia para muchas creencias y religiones, y está reconocido universalmente como símbolo de orden intelectual y espiritual. Forma la unidad poligonal más básica e indivisible (el triángulo), y para los chinos es la perfecta expresión de totalidad y completitud. Los cristianos parten en tres la unidad divina en la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Los budistas tienen la Triple Joya: Buda, Dharma y Sangha y los hinduistas tienen a Brahma, Vishnú y Shiva, como dioses productor, conservador y transformador.

Céltico espalda altaLos celtas han hecho del número tres un emblema de su civilización y su cultura. Para ellos son los tres aspectos de la Diosa Única, niña, mujer y madre, las naturalezas de la divinidad, humana, animal y vegetal, las tres edades naturales del hombre, niñez, madurez y vejez e incluso la división de su sociedad en tres clases, druidas, guerreros y productores.

Otra de las imágenes características de la cultura celta es su cruz. La cruz céltica o cruz an screaptra, es diez siglos anterior a Jesucristo y en principio no tenían el carácter funerario actual, sino que ejercían como puntos de encuentro. La barroca ornamentación* de estas grandes cruces de piedra servía como deleite debido a sus hermosos relieves. La cruz celta original era ya conocida y representada por los hinduístas como Kiakra, un símbolo de unión sexual en el que la cruz hace de falo y el círculo que rodea su transepto representa la vagina. Con el paulatino intercambio cultural entre celtas y cristianos la decoración de estas cruces pasó de ser pagana a representar escenas bíblicas, pero manteniendo el estilo céltico.

Escorpión nudo eternoLa mayor parte de diseños* actuales con motivos célticos para tatuajes* están inspirados en el “Libro de Kells”, manuscrito religioso irlandés del año 800 d.C. Es un conjunto de evangelios en latín junto a textos irlandeses. Los textos van acompañados de viñetas trazadas con nudo eterno y animales, y fueron llevados por monjes y estudiosos por toda Europa. Los nudos eternos no tienen documentados significados concretos, sino más bien generales. Por ejemplo, los nudos entrelazados representan el continuo crecimiento del hombre en su camino hacia el autoconocimiento, y los bordes redondeados pueden denotar la continuidad de la vida más allá de la muerte y ayudaban a la meditación, de la misma forma que las mandalas* budistas e hinduístas, que representan la totalidad del cosmos.

El arte celta sirvió de inspiración para el joven arte islámico, que comparte muchas características en la geometría, aunque este segundo use trazos rectos en lugar de curvilíneos y no represente figuras de hombres y animales por prohibiciones religiosas.

Los diseños celtas no buscan duplicar la naturaleza, más bien consisten en un sinuoso entrelazado místico que nos retorna a los orígenes de un pasado cultural muy rico y lejano. En su utilización para tatuajes modernos lo más normal es no usar color, aunque hoy en día se haga de ambas formas. Las dos formas habituales de diseño céltico para flashes* de tatuaje actualmente son:

A)-Volumen:

Es la variante más habitual de encontrar en un diseño céltico. Suelen ser tatuajes con una gran complejidad de líneas y puede ser simétrico o no según en qué período esté inspirado, ya que cuanto más moderno sea sus características pasarán de ser más simétrico a más estilizado. El hecho de diseñar un nudo eterno complejo y de largo recorrido sin dejar espacios libres y que encaje bien el concepto del infinito, adaptándose además a la zona donde se va a tatuar es una labor meritoria. Realmente la belleza de uno de estos diseños radica sobre todo en lo complicado y enrevesado de su forma. Nosotros, al igual que los primeros admiradores del estilo de La Tène del siglo V a.C., nos seguimos quedando fácilmente fascinados al introducirnos en una de sus líneas y seguirla como si fuera una carretera que pasa por encima y debajo de puentes, con curvas abiertas o cerradas y que no se acaba nunca. Cuando pasas por un lugar en el que sabes que ya has estado te maravillas de la precisión y exactitud necesarias para lograrlo, y cuando has dado varias vueltas por estas carreteras te das cuenta de la fluidez y el dinamismo del que hablaban los celtas y de su actitud frente a la muerte y el renacimiento.

Cruz an screaptraDe ahí que cuanto más largo y entrelazado sea nuestro viaje por un diseño céltico mayor será nuestro deleite. Otro rico recurso utilizable es que en el entrelazado cada calle pase una vez por encima y otra por debajo de los cruces con otras calles o cuando gire y pase sobre sí misma alternando ser una vez la que domina y otra la dominada. En el caso de diseños simétricos podemos crear una simetría ilusoria, que consistiría en que las calles de un hemisferio que pasen por encima lo hagan por debajo en su reflejo en el otro, creando un hermoso recurso que podría representar el concepto de igualdad de sexos que defendían los primitivos celtas.

No es estrictamente necesario que un diseño de este tipo tenga un único nudo. También es posible entrelazar dos o más núcleos de mayor o menor recorrido o intercalar diferentes animales. De esta manera el diseño nos invita a realizar no uno sino varios viajes místicos en los que podemos encontrar criaturas sorprendentes por el camino saliendo de la nada.

Estéticamente esta forma de representar el estilo celta suele ser con un perfil medianamente grueso para el conjunto, con un grosor de calles suficiente para que cuando la tinta distienda con los años en la piel puedan seguirse apreciando con nitidez y claridad. Alrededor de estas calles el borde exterior suele engrosarse con línea negra gruesa hasta que alcance casi la mitad del ancho de la calle. Si se trata de un tatuaje simétrico y compacto como los de la época temprana los pequeños huecos que quedan en el interior del diseño tras ensanchar el borde exterior pueden rellenarse también de negro. Si son diseños más alargados y estilizados el hueco que queda entre las calles puede dejarse con el blanco de la piel o el papel.

Este engrosamiento recalca la importancia de las calles y su movimiento, además de darle un mayor efecto de tridimensionalidad. Las calles suelen llevar un sombreado suave, que se oscurece cuando pasan por debajo de otras para acentuar este efecto tridimensional.

Los motivos célticos pueden ir en el tatuaje actual o en el diseño de flash para tatuar de forma íntegra y pura, sin elementos externos a su cultura o también pueden acompañar diseños de cualquier otro tipo, tal como en el Libro de Kells ornamentaban textos. Habitualmente se acompañan con diseños de vikingos o guerreros medievales, para guardar algún parecido con la cultura con la que están relacionados, aunque La Tène es un rico recurso más que tenemos a la hora de ornamentar nuestro cuerpo y su combinación con otros elementos solo debe estar limitada por nuestra imaginación y nuestros intereses.

Diseño flash céltico

B)-Tinta plana:

Los tatuajes celtas realizados con tinta plana* son como el negativo de los relieves habituales. Según el trazado del diseño, si los motivos se alejan de los usados por los celtas es por la influencia del estilo tribal moderno, habitualmente también realizado en tinta plana negra y que puede adoptar formas no abstractas como ya veremos.

Para adaptar un diseño en positivo a este estilo lo único que tendríamos que hacer es tomar un diseño céltico de volumen, eliminar su borde exterior y hacer negras sus calles, respetando el blanco de la piel o del papel en las zonas en las que había negro. De esta manera se sigue viendo el trazado que delimitan pero de una manera más sintética y por lo tanto más clara.

Realizando el estilo céltico en tinta plana el dibujo llega a nosotros de una forma más rotunda y sus laberintos se vuelven más inteligibles, aunque pierde el misterio sólido y místico que envuelve a la otra forma de representarlo. Es como una metáfora de lo que el diseño gráfico hace con las artes plásticas tradicionales, compactarlas y rotundizarlas para que asuman una función concreta; la inteligibilidad y funcionalidad de lo que pasa de ser una obra a un producto.


CAPÍTULO ANTERIOR | SIGUIENTE

INDICE DEL LIBRO

INDICE DE ARTÍCULOS

GALERÍA DE TRABAJOS


*(Palabras contenidas en el GLOSARIO)

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *