4.9 TATUAJES DE EFECTOS (CSEC, POR SERAFÍN RABÉ)

 

Tatuaje estrella 3dDentro de la amplia gama de estrategias de que disponemos a la hora de pigmentar la piel existen una gran variedad de efectos que se utilizan para simular la sensación de ser algo que no es. No son tatuajes* con una temática concreta, sino más bien una serie de recursos de que disponemos para generar ilusiones de texturas o espacios irreales.

Para lograr este acabado la técnica a utilizar debe ser delicadamente realista, si no no se conseguirá la sensación de engaño que requieren este tipo de obras, cuidando especialmente los juegos de luces y la proyección de sus sombras.

Uno de los efectos más comunes dentro de este grupo es el conocido como “bajo la piel”. Este efecto consiste en simular que la piel se rompe y de ella sale una figura. Normalmente el elemento que sale de debajo de la piel suele ser muy dinámico y preferentemente agresivo. Son habituales por ejemplo los grandes felinos que aparecen literalmente desde el interior de la piel desgarrándola con garras y colmillos. El rasgado de la piel puede ser elástico como una tela de licra tensa que se abre sin que se perciba un doblado hacia fuera, o bien como si fuera papel, el cual sí caería hacia delante creando una especie de labios y a veces trozos de piel sueltos cayendo por delante de la figura representada.

 

 

Blue heart

 

Tatuaje tuercas, cadenas y muellesEn este segundo tipo de desgarramiento es fundamental que la sombra* que proyecta la piel colgante esté bien planteada, ya que si esta sombra no es coherente con el espacio y la distancia que ocupan tridimensionalmente los jirones de piel será muy evidente que no se ha conseguido el efecto deseado. Es de uso casi obligatorio el negro en la zona de fondo del roto que no es ocupada por la figura, ya que son tatuajes que requieren mucha profundidad.

No es necesario que haya una sola parte de la piel rota por donde salga el elemento principal, sino que puede haber varios rotos, así como puede insinuarse con sombras la forma debajo de la piel. Este efecto está un poco obsoleto y es ya muy poco frecuente de ver. Uno de los pocos estilos en los que aún perdura es en el biomecánico*, en el cual al ser eminentemente realista* y simular piezas mecánicas bajo la piel acoge a la perfección las cualidades de este efecto.

 

Otro elemento típico aunque también desfasado que a veces puede acompañar este acabado en un tatuaje es la sangre. El efecto del chorreo de sangre es también un recurso bastante utilizado en los años ochenta y noventa, pero al igual que en el de piel rota es muy anecdótico y carece por completo de intencionalidad artística. Estos detalles habitualmente acompañaban bien a una piel rota o bien a algún otro tipo de efecto, como un imperdible clavado en la piel (tatuaje muy común entre la comunidad punk), un cosido sobre la piel, una cremallera, etc.

Tatuaje surrealista

 

Otros recursos populares que se quedaron un tanto anticuados son los códigos de barras o los juegos obscenos en los que el movimiento de un músculo o una articulación hacen que la escena cambie o se revele algún secreto picaresco. Hay una gran multitud de tatuajes estereotipados que consisten en tratar de que parezca que hay sobre la piel algo ilusorio, tales como insectos realistas posados en ella, piezas de puzzle o elementos en tres dimensiones o en relieve, y no todas ellas están desfasadas. También existe otro tipo de acabado en el que se tatúan los huesos y/o músculos que deberían verse si no tuviéramos piel.

 

Marcas de felino con efectos

 

Tatuaje manoUna variedad de efecto diferente es por medio de las texturas. Los efectos de texturas tratan de dar a la piel humana una apariencia que no es la suya. Pueden imitarse las manchas de leopardo o cebra (animal print*), carne pútrida, piedra, etc. También son texturas cuando se imita el grafismo de la tinta aplicada con un pincel, las salpicaduras, las huellas de pies, manos, patas de mascotas o huellas digitales. Hay también tatuajes que imitan un grabado, un pixelado o una acuarela. Hace falta mucha experiencia y habilidad por parte del tatuador para que todas estas texturas* resulten efectivas, ya que es muy complicado conseguir realismo* en este tipo de imitaciones de la realidad, al ser efectos muy abstractos*.

En definitiva, los efectos son más que un estilo un recurso del que disponemos para añadir a una obra cutánea*. Muchos de ellos no suelen ya realizarse por ser modas ya pasadas, otros se mantienen resignándose a desaparecer y otros nuevos nacen. Hay que ser muy cuidadoso si se quiere introducir uno de estos acabados pues si no se consigue el efecto deseado la obra se empobrece al quedar enrarecida.


ANTERIOR  |  INDICE CSEC  |  SIGUIENTE

GALERÍA  |  TIENDA  |  BLOG


*(Palabras incluidas en el Glosario)

vcvGuardar

Guardar

Guardar

Guardar

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *