5.- TATUAJES EN EL PIE

 

Los pies son una zona a tatuar un tanto problemática debido a tener una piel con mala aceptación a la tinta y una mala curación. Tienen una gran cantidad de pequeñas partes que hacen que debamos ser cautelosos a la hora de decidir forma, ubicación y tamaño de un tatuaje* a realizar en ellos.

La zona más factible de tatuar es el empeine. En ambos sexos funciona una forma compacta que ocupe la mayor parte del empeine. Es una zona donde quedan muy bien los irebokuros*, es decir, los tatuajes complementarios en los que dos personas llevan una mitad cada uno y al unirlos se completa el dibujo, y en el caso del empeine tenemos la posibilidad de hacer la mitad en cada pie para que puedan completar el dibujo uniendo ambos.

 

Tatuaje de mapa

 

En un empeine la forma compacta puede se redondeada o con forma de abanico invertido. También se puede componer sobre el empeine con una forma alargada que lo cruza diagonalmente en cualquiera de los dos sentidos dando una inclinación adecuada al tamaño y la forma tanto del pie como del diseño, justificando la orientación del tatuaje como una conjunción entre la dirección que toman los tendones de cada dedo y la línea imaginaria del comienzo de estos, armonizando ambas y sintetizándolas en un solo trazo que las resume.

Si se quiere usar la parte superior del empeine una forma de disponer el dibujo es en forma de “V”, de manera que el tatuaje adquiere parecido con unas alas abiertas. Este tipo de composición separa el pie del tobillo con elegancia, apuntándolo hacia arriba o hacia abajo como la articulación de unas grebas de armadura. Cuanto más grande sea el tatuaje más lo podremos bajar, aunque también podemos hacerlo abajo del todo sobre los dedos de los pies, en cuyo caso la forma de “V” solo podría tener su forma normal y no invertida. Los dedos de los pies pueden ser receptores de pequeños detalles o caracteres gráficos, aunque sigan teniendo el problema de la mala tolerancia y conservación de la tinta, al igual que en la planta del pie.

 

Tattoo spartan on foot

 

La planta del pie, aparte de antiestética, es casi intatuable. Los micropliegues que contiene hacen su piel rugosa como la de la palma de las manos para agudizar el sentido del tacto mediante una mayor superficie de contacto al irse plegando, pero este producto de la evolución perjudica seriamente a la pigmentación cutánea*.

La piel humana se regenera mediante la creación de nuevas células en la capa basal y la destrucción de las células muertas en contacto con la superficie. Digamos que la vida de una célula de la piel está resumida en su localización en la dermis. La capa basal, la más interna, representaría el nacimiento de la célula. Las células que se encuentran cerca de esta capa son jóvenes y fuertes y tienen toda su vida por delante. El ocaso se encontraría en la epidermis, donde las células han menguado y están viejas o muertas. A las muertas se las lleva el viento, el agua o el roce con la ropa, y son tan pequeñas que el ojo humano no las suele ver, salvo en casos de pieles muy secas en las que se aprecian en forma de escamas.

 

Tattoo moons on feets

 

También una herida destruye estas células, y si la herida es lo suficientemente profunda como para dañar la capa basal se interrumpirá la producción de nuevas células cutáneas generando un queloide*, lo que llamamos una cicatriz, un lugar endurecido de la piel donde no hay vida y que por lo tanto no se puede tatuar si es muy acusada.

Ocurre a veces que la capa basal no se destruye, solo se daña, como en casos de quemaduras leves. En estas ocasiones la piel pierde tolerancia a la tinta, pero la asimila. En casos de tatuadores novatos que aún no controlan la profundidad a la que tienen que llegar con las agujas suele pasar o bien que no lleguen a tintar la capa basal y por lo tanto la pigmentación de la piel no sea permanente sino que tras la curación se borre la mayor parte del tatuaje, o bien que perforen demasiado, dañando la piel. El caso más habitual de exceso de penetración sucede durante el trazado de las líneas del dibujo, ya que hay una mayor presión en la piel debido a que el número de agujas utilizado es menor.

 

Tatuaje tribal pie de hombre

 

En la mayoría de los casos aunque se dañe la capa basal las células productoras adyacentes suplen su carencia al ser una herida muy fina, pero puede ocurrir que aparezcan lo que llamamos migraciones de la tinta. Las migraciones se reconocen porque junto a la línea hay una especie de contorno azulado debido al exceso de penetración. Si se excede en profundidad con el relleno por intentar que el tatuaje quede homogéneo y sin huecos, al hacer una herida de mayor extensión puede que resulten incluso cicatrices queloides. Como mínimo encontraremos un azulamiento de la piel por la mala cicatrización, una distensión del contorno y cierto relieve permanente. Digo permanente porque en ocasiones a pesar de que un tatuaje esté correctamente realizado cuando comienza la primavera o se acerca humedad, cuando atacan las alergias o las enfermedades de la piel, cuando se rasca una zona de la piel propensa a irritaciones las líneas del tatuaje a veces también se hinchan y muestran un ligero abultamiento, debido la mayor concentración de pigmento que hay bajo la piel. En estos casos este relieve temporal es fruto de la irritación e hipersensibilidad de la piel, no de una aplicación incorrecta de la técnica del tatuaje.

Una vez aclarado el sistema de fijación del  pigmento en el tejido cutáneo, podemos pasar al tema de la planta del pie. Debido a los micropliegues que contiene la planta del pie así como los dedos y las palmas de las manos las agujas* y la tinta encuentran una mayor resistencia entre las rugosidades a la hora de encontrar su objetivo, que es la capa basal, influyendo también en la precisión con la que se pueda realizar el trabajo.

 

Tattoos tipicos para pie de mujer

 

La piel de plantas y palmas necesita mucha regeneración al recibir muchos daños por su uso, por lo que tiene una capa extra, lo que hace que pueda llegar a tener un grosor de 1,5 mm. Añadiendo a esto que en estas zonas la piel es mucho más sensible en su capa más externa con el objetivo de que las neuronas que captan los impulsos nerviosos del agudizado sentido del tacto tengan un rendimiento óptimo, nos encontramos ante una piel adversa y a la vez frágil que disminuye el margen de error que el tatuador tiene al profundizar en la piel, por lo que es muy fácil que hayan migraciones o que el tratamiento sea insuficiente y que tras la curación el dibujo resulte incompleto. También la capa adicional de piel hace que la mayor regeneración expulse con mayor rapidez el pigmento.

El cambio entre un tipo de piel lisa y otra rugosa es gradual. Si nos fijamos entre la planta o la palma y su correspondiente dorso, veremos como el color se va aclarando según las vellosidades se acentúan. La aceptación y tolerancia a la tinta de la piel también disminuirá progresivamente según se aclare el tono de la misma, por lo que será gradualmente menos recomendable su pigmentación.

 

Enredadera coverup en empeine

 

Volviendo a las zonas del pie en las que sí es recomendable o es más recomendable tatuarse, en el caso de las mujeres también cabe la posibilidad de realizar trabajos alargados y sinuosos, recorriendo las particularidades de la anatomía del pie. Podemos hacer espirales rodeando los huesos del tobillo o trazos amplios para acompañar el tendón del pulgar que se aprecia sobre el empeine. Estos trabajos son fácilmente conectables con el tobillo y la pantorrilla, y crea en una coleccionista un efecto que recuerda el “pie de bailarina”, elegante y estilizado. Para este tipo de tatuajes en mujeres también se puede usar y remarcar la línea que pasa por encima del comienzo de los dedos, separándolos del resto del pie e imitando el corte de un zapato de tacón o de unas zapatillas de ballet.

 

Tattoo infinito, avion de papel, nombres

 

Los motivos más comunes en estas ubicaciones son los florales de formas alargadas, simulando enredaderas, las cadenas de estrellas, los pentagramas con notas musicales o los recorridos de huellas de animal. Son tatuajes bastante típicos y no muy originales, aunque al no ser habitualmente trabajos de gran envergadura sino más bien pequeños detalles en el cuerpo, con una finalidad más de sentirse atractiva que de marcar una idea de gran transcendencia puede excusarse el recurrir a “el típico tatuaje”, ya que en cierta forma es como un complemento de la ropa. Igualmente aunque el motivo sea quizá demasiado frecuente se pueden hacer cosas originales e interesantes con una temática pobre, en función de la creatividad y motivación del artista y la permisión del coleccionista.

La parte interior y exterior del empeine es en ambos sexos un punto de mira para la caligrafía. Debido a ser una zona relativamente plana y muy discreta. La tipografía utilizada varía según las modas y el texto que se vaya a insertar.

 

Lettering tattoo on feets

 

Tuvieron su época de esplendor las fuentes de estilo antiguo, aunque en la actualidad se tiende a la letra cursiva, que es más sencilla, suelta y legible, o a la chicana, que pese a ser una modalidad también cursiva es mucho más barroca e ilegible. Los textos habitualmente son frases célebres, nombres o fechas, y pueden ir acompañados de algún dibujo.

 

cover-up foot on Granada city

 


SIGUIENTE  |  ANTERIOR

ÍNDICE DEL LIBRO (CSEC)

GALERÍA DE TRABAJOS


* Palabras incluidas en el Glosario

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *