TATUAJES GRANDES.

Serafín Rabé en el estudio

Cuando una persona da el gran paso de decidir tatuarse una pieza* grande en su cuerpo comienza una gran sucesión de decisiones importantes que debe llevar a cabo.

Corazón con tuercas, cadenas y pistones

 

No se trata de realizarse un detallito pequeño en una zona del cuerpo poco visible que luego pueda ser tapada, es un paso muy serio en el que cambiará permanentemente su apariencia.

 

Lo primero en lo que tiene que pararse a pensar es la ubicación y la elección del diseño, ya que la forma de la zona corporal limita la estructura del tatuaje.

 

No es lo mismo idear un trabajo para una espalda que para un brazo o la unión entre dos partes del cuerpo.

 

Tribal Tattoo

 

Hay coleccionistas de tatuajes que optan por ir agrandando algún tatuaje que ya tenga, o por hacer algo que una todos los tatuajes que tienen en una zona, como por ejemplo el brazo, quizá tapando alguno de ellos.

 

Tatuaje espalda completa en sombras

En este tipo de tatuajes, aunque se logre coherencia si se tienen varios estilos o temáticas y de diferentes tatuadores que unir siempre va a saltar a la vista que son varios tatuajes empalmados unos con otros, pero si tenemos muchos tatuajes pequeños el unirlos les dará mayor coherencia a la visión global del cuerpo.

Cefalópodo asesino

 

 

Si se tiene la seguridad de querer cubrir una zona del cuerpo y tenemos la suerte de tener esa zona virgen mucho mejor que ir cubriéndolo a base de parches es planificar el conjunto.

 

Aunque a nadie le gusta verse un tatuaje a medias una pieza grande que goce de unidad es una gran recompensa final para aquel que la lleva, aparte de las dosis de ilusión que causa ir viéndolo cada vez más acabado.

 

Ángel guerrero

Cuando alguien finaliza en su cuerpo un tatuaje de grandes dimensiones se siente mucho más completo espiritualmente y mucho más comprometido con la idea o el sentimiento que le ha llevado a realizárselo.

 

Tatuaje almas en pena

 

No quiere esto decir ni mucho menos que un tatuaje grande tenga que contar con un solo elemento. Pueden introducirse incluso más, pero con la ventaja de poder compensarlos para obtener un un resultado válido en la visión global del cuerpo.

 

La ventaja de planificar una obra de gran tamaño es que al final obtendremos un resultado con mucha más coherencia y más íntegro que si lo hiciéramos a parches, que fluye sin entrar en conflicto con la anatomía del coleccionista ya que visto con perspectiva y buen criterio la resolución de un tatuaje emana por sí misma en armonía con el cuerpo.

 

 

Tatuaje pierna completa de hombre con sombras, nigromante con ejército de esqueletos y calaveras, castillo y jinete de dragón.

 

Un buen tatuaje de grandes dimensiones surge del buen entendimiento entre el tatuador y el coleccionista, de la colaboración y la comunicación entre ambas partes, aplicador y usuario, artista activo y receptivo (ya que el apartado conceptual de la obra corresponde a ambas partes), sangre y tinta.

Artículo por Serafín Rabé.


VER ÍNDICE DE PUBLICACIONES


*Palabras incluidas en el Glosario

Guardar

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *