PARCHES DE CURACIÓN DE TATUAJES.

Los parches para la curación son una nueva forma más cómoda y limpia de curar tu tatuaje.

Este método de curación consiste en mantener el tatuaje protegido y aislado del exterior al interponer una especie de segunda piel totalmente transparente que respeta las enzimas naturales del cuerpo. Una vez puesto no tendremos que hacer nada más que esperar una semana hasta retirarlo y una vez hecho atender a la hidratación de este.

Parches para curación de tatuajes

INFORMACIÓN DETALLADA DEL PROCESO

A continuación tienes la información necesaria para el correcto uso del parche de curación. Léela detenidamente antes de usarlo.

(CLICKA EL ENUNCIADO PARA DESPLEGAR LA EXPLICACIÓN)

1.-LIMPIA Y SECA EL TATUAJE.
Recuerda siempre que antes de utilizar Saniderm la zona donde pretendes colocarlo debe estar TOTALMENTE SECA Y LIMPIA. Si hay restos de crema, agua o algún otro componente líquido el parche perderá adherencia.

2.-RECORTA EL PLIEGO.
Procura que la pieza que cortes tenga una forma parecida al nuevo tatuaje, pero una superficie algo mayor. Lo ideal es que Saniderm cubra al menos un par de centímetros más que el contorno exterior del tatuaje.

Si es necesario, también puedes cubrir el tatuaje con dos o más recortes, el parche se adhiere perfectamente sobre sí mismo. Este método de recubrimiento por partes es especialmente recomendable en tatuajes de grandes dimensiones o que estén ocupando una articulación.

3.-DESPEGA EL PAPEL PROTECTOR
Despega la cara opaca de papel del trozo que hayas recortado para cubrir el tatuaje. Asegúrate de que la zona adherente se queda en el plástico transparente, pero procura tocar lo mínimo la zona adherente para que no pierda propiedades.

4.-PEGA EL PLIEGO SOBRE EL TATUAJE
Al hacerlo procuran dejar un margen exterior de seguridad. Debes tener muy en cuenta la movilidad de la zona tatuada y colocar el cuerpo en la postura en la que esa parte de la piel se encuentre en su tensión natural más extrema (lo más estirada posible).

Por ejemplo en un tatuaje en las costillas debemos levantar el brazo del lado donde está el tatuaje y doblar el tronco en la otra dirección. Si el tatuaje está en el centro de la parte superior de la espalda debemos cruzar los brazos  y desplazar los hombros hacia delante.

De esta forma conseguimos que la piel esté totalmente estirada y evitamos que posteriormente el parche pueda despegarse por la tensión al realizar ciertos movimientos.

5.-RETIRA EL PLÁSTICO PROTECTOR SUPERIOR.
Verás que solo queda una fina película totalmente transparente y elástica sobre el tatuaje. Esta capa permite una vida normal, pudiendo ducharte o hacer ejercicio y sin necesidad de utilizar cremas para curar el tatuaje.

Si por un casual se despegara un poco de parche dejando expuesta una parte del tatuaje podemos remendarlo cortando un nuevo trozo del pliego de parche sobrante y pegándolo sin más sobre el fragmento de tatuaje que hubiera al aire.

Cuando el tatuaje es muy grande en personas que sudan de forma inusualmente abundante no es conveniente optar por el parche, ya que mucho sudor puede contribuir a que pierda adherencia y que pueda retener olores.

6.-PRIMERA PUESTA (OPCIONAL).
Recién hecho el tatuaje puedes protegerlo inmediatamente con el parche si lo deseas para que en ningún momento esté expuesto a agentes externos. Si lo haces no debes descuidar el buen secado previo de la piel.

Un tatuaje recién realizado suele expulsar algo de tinta y un poco de sangre durante su primer día. Si optas por hacer esta primera puesta no te asustes si al día siguiente ves todo el tatuaje cubierto de negro bajo el parche, es completamente normal. Pasadas entre 24 y 36 horas retira el parche, lava bien el tatuaje con agua tibia o fría y jabón neutro, sécalo muy bien y coloca el segundo parche antes de un par de horas.

7.-SEGUNDA PUESTA.
Esta segunda puesta ya no retiene tinta y deja ver perfectamente el tatuaje a través suya. Debe aplicarse una vez que el tatuaje haya parado de expulsar tinta, pasadas entre 24 y 36 horas desde su realización.

Si no pusiste la primera puesta, debes lavar el tatuaje entre 1 y 5 horas después de realizado y aplicar algún tipo de crema (crema hidratante, crema específica para tatuajes, aceite corporal, body milk…), y repetir esta acción 2-3 veces el primer día. Asegúrate de no aplicar ningún tipo de crema ni sustancia jabonosa al menos seis horas antes de colocar el parche, de lo contrario no se pegará correctamente.

8.-RETIRA EL PARCHE.
Pasada justa una semana desde la realización del tatuaje es el momento de retirar el parche protector. Hazlo muy despacio y cuidadosamente. El parche se traerá pegada casi toda la primera muda de piel que suele desprenderse durante la curación del tatuaje.

Es importante aún con el parche que no rasquemos el tatuaje durante ese periodo de tiempo en el que esta muda nos produce picor (entre el cuarto y el séptimo día aproximadamente tras la realización del tatuaje si se cura correctamente). Una de las ventajas de Saniderm es que hace que este picor resulte menos intenso.

Una vez retirado el parche el tatuaje estará muy seco. Aplica una cantidad generosa de crema hidratante  y masajea suavemente el tatuaje con la llema de los dedos durante unos minutos. Si aún quedan restos de piel por desprenderse no deben arrancarse, hay que esperar a que se caigan por sí misma.

Una vez quitado el parche, es conveniente seguir hidratando el tatuaje varios días después un par de veces o tres al día.


VÍDEO ILUSTRATIVO

En el siguiente vídeo puedes ver gráficamente la forma de colocación del parche. Si quieres utilizarlo correctamente no olvides leer las indicaciones descritas arriba en el desplegable.

  • DESCRIPCIÓN: Pliego de parche protector para la curación del tatuaje.
  • FABRICANTE: Saniderm.
  • PRECIO: Pliego grande (22x25cm): 5€ | Pliego pequeño (22×12,5cm): 3€.
  • MÉTODO DE COMPRA: En el estudio Roots Tattoo, en Cuesta de San Antonio, 3, Granada.

    VER PUBLICACIONES DE LA PÁGINA

VER GALERÍA DE TRABAJOS

INICIO

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

6 Comments

    1. Hola, buenas.

      Si te refieres al momento que procede tras varios días se debe retirar con cuidado muy despacio y sin tirones, si le cuesta mucho puedes ayudarle aplicando crema hidratante por la zona que ya has despegado.

      Si por el contrario has pegado mal el parche y quieres quitarlo para reutilizarlo no hay una fórmula mágica, pero con cuidado más o menos se puede conseguir. Es menos probable que lo consigas si se ha arrugado y pegado sobre sí mismo. Si es este tu caso lo que sí te puedo recomendar para una próxima vez es que pegues pliegos más pequeños en lugar de cubrirlo entero con una sola pieza grande, que es lo más probable que se haya intentado cuando suceden esos casos.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.